Fue en el año de 1946 que se lanzó la convocatoria para la realización de un escudo que pudiera aplicarse y representar, a este núcleo urbano-humano así como un lema representativo. Cuando se realizaban las fiestas conmemorativas de los 400 años de existencia de la ahora ciudad, se concluyó la elaboración del mismo a cargo del pintor J. Dolores Aguilera y el historiador Pedro Vargas. El resultado fue que desde 1947 se toma como símbolo el escudo diseñado en aquel entonces.

El escudo está diseñado para representar iconográficamente las especificaciones de Irapuato según se entendía su formación y desarrollo histórico en aquella época. Tiene un diseño enfocado en el barroquismo que expresa el estilo usado en la heráldica durante el siglo XVIII.

El 2 de octubre de 1953 el H. Ayuntamiento aprueba el Escudo de la Ciudad. Pero lema original AD AUGUSTA PER ANGUSTA, fue cambiado por AUDACES POPULOS FORTUNA JUVAT: “La fortuna ayuda a los pueblos audaces”; propuesto por el poeta Arturo D´Achiardi y Carreño; años después se retoma el anterior lema.

Su diseño es como el escudo inglés: su punta inferior y los triángulos en las esquinas superiores marcan diferencia entre nobles y plebeyos. El cuartelado en cruz representa los trazos que los caballeros hacían con sus hierros.

Los yelmos plateados son los españoles dueños del sitio de Irapuato: Francisco Hernández, Jerónimo Jiralde, Pedro González, Esteban Gamiño; y enmarcan al Escudo Episcopal del Obispo de Michoacán don Vasco de Quiroga. El campo rojo significa osadía, fortaleza y victoria.

Las siglas K. V. corresponden a Carlos V Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico. El león alado es San Marcos y en el libro está escrito: “¡Paz a ti, Marcos, evangelista mío!”, ambos descansan en una repisa sostenida por un ángel. El campo azul es justicia, celo, verdad y lealtad.

Las dos chozas, la vegetación florida de las lluvias temporales y las dos pequeñas lagunas rodeadas por tules al pie del cerro “El piloncillo”, simbolizan el asentamiento humano, la agricultura y el topónimo prehispánico de la ciudad. Este cuartel va en color natural.

La rosa de los vientos entre la hoz y mercurio, alzados por dos brazos que sostienen un engrane, ubican a Irapuato en el centro del desarrollo agrícola, comercial, industrial y de comunicaciones más importante del país. El campo verde es amistad, abundancia y servicio.

Timbre:
El sol de oro significa abundancia, claridad, riqueza, pero también es Uriata, deidad principal de los purépechas, de cuya lengua proviene el nombre de Irapuato “Cerro redondo que emerge en la llanura”.

El soporte del escudo es un par de alas y una cuerda franciscana unidas por un nudo, en recuerdo del pasado indisoluble integrado por la historia, la cultura, la espiritualidad y la civilización.

Divisa:
AD AUGUSTA PER ANGUSTA
“Hacia lo más elevado, hacia el triunfo, por el camino difícil y de penalidades”.

El escudo está dividido en  cuatro cuadrantes cada uno con color distinto y representativo.

El sol de oro con siete rayos flameantes, representa el origen indígena de los primeros habitantes. Dos eran las principales deidades de los tarascos: Hurihuata o el padre Sol, y Nana Cutzi, o la madre Luna.

En el cuartel superior diestro, lleva cuatro cascos en color plata y con ellos se quiso significar a los primeros cuatro estacioneros españoles que poblaron el lugar; en el centro de este cuartel, se puede ver el escudo episcopal de don Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán, por la actividad que desarrolló este ilustre civilizador en la cristianización de estas regiones y haber sido el fundador de la primitiva parroquia de Irapuato.

En el cuartel superior siniestro está representado el evangelista San Marcos, patrono del lugar, por medio de un león alado, recargado sobre un libro de los evangelios que sostiene el ángel. Las letras K.V. (Carlos Quinto) significan su reinado en esa época.

El cuarto cuartel diestro inferior tiene como figura central el cerro llamado Bernalejo, elemento geográfico característico del lugar, alrededor del cual estuvieron los primeros asentamientos indígenas (tarascos y otomíes).

El cuartel inferior siniestro habla del Irapuato actual y del futuro; la rosa de los vientos representa el centro geográfico del país; los brazos que se cruzan en el centro, uno de ellos sostiene una hoz simbolizando a la agricultura y la riqueza de la tierra; el otro brazo sostiene el símbolo de Mercurio o del comercio. Enlazados en los dos brazos la rueda dentada o engrane, señal de la industrialización como actividad significativa del municipio de Irapuato.

Superior Siniestro
Presenta cuatro cascos metálicos significando a los primeros españoles que arribaran a estas tierras a mediados del siglo XVI, y a los cuales se les supone el hecho de haber sido nombrados capitanes. El centro es dominado por el escudo episcopal de Don Vasco de Quiroga a quien la tradición le atribuye la fundación local y construcción de un hospital de indios. El fondo de este cuartel es el rojo (gules) significando osadía, fortaleza y victoria.

Superior Diestro
Sin fundamento histórico, el león alado representado en este cuartel significa al evangelista San Marcos, supuesto patrono de la ahora ciudad. En la parte superior aparecen las siglas KV, indicando las iniciales de Karolus Quinto (Carlos Quinto y expresado este ultimo por el digito V, en latín, o números romanos) rey de España al nacer Irapuato y otorgador de estas tierras a los primero españoles. Este cuartel tiene como color de campo el azul (azur) y significa caridad, verdad y lealtad.

Inferior Siniestro
Este cuartel representa en su centro al accidente geográfico mas característico del lugar: el cerro de Bernalejo el cual esta ligado por la tradición con el inicio y desarrollo de los primeros habitantes naturales americanos en el lugar. Los dos lagos, con tulares, significan la relación que con el agua siempre ha tenido Irapuato demostrado con ríos y lechos de arroyos y lagunas desecados que se encuentran en la región. Las dos casitas expresan uno de los dos significados toponímicos que se le otorgan a la palabra Irapuato y es el de “lugar de casas bajas” aludiendo a las innumerables chocitas que existirían durante la época prehispánica. Los colores de este cuartel son los naturales.

Inferior Diestro
Dos brazos entrecruzados dominan este cuartel simbolizando, uno, con la hoz, el desarrollo agrícola de la región, fundamento y base de Irapuato, ayer y hoy; el otro, sostiene el símbolo del dios griego Mercurio simbolizando al comercio. De ambos brazos se desprende una cadena de la cual pende una rueda dentada la cual significa el desarrollo industrial local. Así quedan representados los tres elementos que soportan la economía local. Las bandas onduladas y las líneas del horizonte representan la equidistancia local con los dos océanos. Igualmente, la rosa de los vientos simboliza el lugar preeminente de que goza como centro geográfico de al republica. El color de este cuartel es el verde (sinope) que significa amistad, servicio y fe.

Sol, lema y cuerda
El dorado sol que remata al conjunto, significa abundancia, claridad, riqueza y amistad. Se liga con el pasado al recordar el sol que, labrado, acompaña a la escultura de la inmaculada Concepción quien remata la gran concha que cubre la fachada del templo del Hospitalito, en una alegoría icnográfica claramente bíblico-mariana.

El escudo esta enmarcado por una cuerda franciscana quien recuerda la huella profunda que estos evangelizadores dejaron a su paso por estas regiones.

El listón con su lema latino AD AUGUSTA PER ANGUSTA significa lo que Irapuato deseablemente tomaría como expresión de su alta intencionalidad: hacia lo más elevado, lo más alto, por medio de lo angosto, lo difícil, las penalidades. Este lema lo elaboró para el escudo el distinguido catedrático e historiador guanajuatense Don Fulgencio Vargas.